Martes, 16 septiembre 2014
Última actualización: Lunes, 15 septiembre 2014 07:29
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Vicente Bolufer
Jueves, 9 agosto 2012
Natural de Xaló

José Martín Avellà logró el desafío de cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar

Marcar como favorita Enviar por email

[Img #10619]

José Martí Avellà, natural de Xaló, 37 años, deportista del Club Natación Benissa consiguió el pasado jueves 2 de agosto un reto al alcance de pocos, como fue cruzar a nado el estrecho de Gibraltar.

 

Dificultad extrema

Según la definición, el estrecho de Gibraltar es el lugar por donde se produce la unión natural de dos masas de agua: el mar Mediterráneo y el océano Atlántico y una separación entre dos continentes: Europa y África. Incluso geológicamente, el estrecho representa la fisura de las dos placas tectónicas: la placa Euroasiática y la placa Africana. Por este motivo las corrientes y las condiciones meteorológicas no siempre son las adecuadas para poder realizar esta aventura de natación extrema, donde se tiene que recorrer una distancia de casi 20 kilómetros.

 

El deportista

José Martí, como ya hemos comentado es de la población de Xaló, situada en el corazón de la Vall de Pop en la comarca de la Marina Alta. Nadador desde hace cuatro años por problemas de espalda, ha sido este deporte de forma curiosa el que menos le gustaba ya que encontraba "aburrido" lo de nadar. Pero como ocurre en la vida, la práctica de este deporte le fue "enganchando" hasta convertirlo en un apasionado de la natación como lo es hoy.  Sus compañeros del Club Natación Benissa, de quien no tiene más que palabras de agradecimiento, le ayudaron en la muchas deficiencias técnicas corrigiéndole algunos de los "vicios" adquiridos con lo que fue mejorando su técnica ya que hasta antes de pertenecer a este club, todos sus entrenamientos los hacía de modo particular.  Por cierto hay que recalcar la modestia de este gran deportista pues de las declaraciones que pudimos obtener destacaríamos estas palabras: "Yo no me considero ningún súper nadador y sé muy bien que en mi club hay mejores nadadores que yo, pero bueno este reto significa que con trabajo ,esfuerzo y mucho valor uno puede conseguir lo que se proponga".  Manifestaba  también siguiente: "No fue fácil, al menos para mí, pero este día lo recordaremos toda la vida" y añadía, "lo más importante para cruzar el estrecho a parte del entrenamiento es que  debes tener la dosis necesaria de suerte para conseguirlo. Como yo siempre le digo a mi mujer: El estrecho se cruza si él quiere que lo cruces. Si la mar no acompaña es prácticamente imposible"

 

Tarifa

Un año antes de comenzar a esta prueba deportiva de cruzar el estrecho, ya tenía la reserva de un hotel en Tarifa. Así de claro  tenía José Martín Avellà, la realización de esta aventura. Un plan de entrenamiento que duró 12 meses junto a sus dos compañeros de cruce, Carmela de Gandía y José de Huelva.  La prudencia y las condiciones del cruce, dependían en buena parte de las condiciones meteorológicas, especiales de la zona de Gibraltar por su particular ubicación, por lo que habían contratado cinco días en el hotel, esperando una "ventana" de buen tiempo  que les permitiera dar comienzo el reto.

 

Travesía

El día previsto en principio, las condiciones no resultaron optimas ni específicas para la realización de la prueba, pero tras la espera de dos días más, el personal de la organización les dio la excelente noticia que esta, podía dar comienzo. Había llegado el gran momento.


Que mejor que sea el propio José Martín Avellà quien nos relate este increíble momento:

 

"Después de los nervios de la noche anterior tomamos la salida. La primera hora fue caótica ya que fuertes corrientes laterales nos impedían avanzar y nos advirtieron los capitanes de las embarcaciones que nos acompañaban, que teníamos que forzar mucho el ritmo o nos sacarían de agua. Fueron muy malos momentos ya que no llevábamos ni una hora nadando. Después de repente la mar nos dio una tregua cuando peor estábamos y pudimos continuar. Las siguientes dos horas fueron bastante buenas pero estábamos en zona de tráfico de buques ,ya que cada día pasan más de 300 embarcaciones por el estrecho y era un poco acojonante ver pasar esos enormes barcos tan cerca de nosotros".

 

Si hasta aquí la aventura narrada es increíble, lo que viene a continuación no se queda atrás: "La cuarta hora fue muy problemática para un compañero de travesía,  ya que el dolor de hombros era insoportable y tuvo que tomar un relajante muscular para poder seguir. Poco más tarde tuvo muchos problemas estomacales que le provocaron mareos y vómitos pero el sorprendentemente no se quejo ni una sola vez y continuo como si nada".

 

Pero no estuvieron solos durante el reto: "Unos delfines pasaron por debajo de nosotros y a mí personalmente me dieron un susto muy grande. Mientras nadas oyes muchos sonidos que vienen de las profundidades que suelen ser de ballenas y orcas ya que es una zona donde estas especies abundan . La ultima hora, los mareos me sobrevinieron  también pero intente controlarlos ya que la costa marroquí estaba muy cerca".

 

La meta: "Al final llegamos en 5 horas 5 minutos ,el sprint final a la costa fue algo que no olvidaré en la vida. Mi mujer fue un gran apoyo ya que nos animaba constantemente desde la zodiac".

 

Por último y para despedirse, José Martín, agradecía a sus amigos por las horas de piraguas en el mar durante los entrenamientos, a su familia y especialmente a su mujer, quien se volcó con él desde el primer momento para realizar esta prueba que sin duda le acompañará en el recuerdo durante toda su vida.

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...