Sábado, 25 octubre 2014
Última actualización: Viernes, 24 octubre 2014 11:41
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Vicente Torres
Domingo, 29 julio 2012
la persona que quiere ayudar no puede y la que puede no quiere

Los que imitan a los pavos reales

Marcar como favorita Enviar por email
A veces, atribuimos a alguna persona unas cualidades que está lejos de poseer y luego llega el ineludible momento en que la realidad se impone. Se produce alguna decepción cuando ocurre esto, pero el interesado no tiene la culpa de que se le hubiera sobrevalorado. Muy probablemente, tampoco lo deseaba.[Img #10566]


Pero hay otros que sí inducen a que se les sobreestime. Cada vez que se les presenta la ocasión despliegan las plumas, como los pavos reales. Si se atiende a lo que dicen, se llega a la conclusión de que se tienen por los más cultos, los que vuelan más alto, los que conocen los más altos valores éticos, los que mejor saben cómo solucionar problemas; pero si alguien les toma la palabra cierran las plumas, se reconvierten en gorriones y vuelan. No alto, sino lejos.


Puede darse el caso de que alguien esté en un apuro tremendo del que no pueda salir por sus propios medios. En ese caso, el interesado tiene la obligación moral de solicitar ayuda, puesto que la primera obligación de todo ser viviente es intentar sobrevivir. Y si quienes están en disposición de poder ayudar son los pavos reales, tiene que pedirles ayuda a ellos, aunque sepa o presienta que le van a fallar. Luego, si ocurre esto último, podrá decirse a sí mismo que lo ha intentado. Ha sido capaz de tragarse el orgullo o de vencer su timidez, y si ha salido mal no es por su culpa. No hacer nada sí que hubiera sido imperdonable.


Tampoco tiene que perder la fe en la humanidad porque esas personas no hayan actuado como necesitaba. Ellas tienen sus propios objetivos en la vida, entre los que no está el de ayudar al primero que se lo pida; además, si lo hicieran, quizá, podrían perder el sitio en su carrera hacia la meta que les gusta. No tiene que perder fe en la humanidad porque es seguro que hay gente que sí que le hubiera echado una mano, si hubiera podido.


Y eso es lo que ocurre alguna que otra vez: la persona que quiere ayudar no puede y la que puede no quiere. Sin embargo, hay que pensar que el ser humano, en líneas generales y sacando el promedio, merece la pena.
Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...