Viernes, 31 octubre 2014
Última actualización: 09:53
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Vicente Torres
Viernes, 23 marzo 2012
he manoseado una y otra vez la moneda, sin temor de ningún tipo

Una moneda

Marcar como favorita Enviar por email

Había subido al servicio de reprografía de la biblioteca, a que me plastificaran el carnet, y para[Img #8829] pagar los 70 céntimos que valía el trabajo saqué las monedas que tenía en el bolsillo y al tomar una que supuestamente era de 50 céntimos, resultó ser una moneda nepalí. Ignoro cómo pudo llegar a mi bolsillo.


Si yo fuera un novelista, ahora podría idear una trama en la que un virus, originado en alguna zona poco accesible del Nepal, viajara unido a la moneda. La humanidad, al proceder el virus de un lugar recóndito, carecería de defensas contra él. Por otra parte, cuando fuera a ser detectado, ya habría infectado a un gran número de personas, por lo que sería muy difícil de detener.


Resulta que no soy novelista y, además, he manoseado una y otra vez la moneda, sin temor de ningún tipo. El hecho de no sea novelista no significa que no tenga imaginación, o capacidad de relacionar una cosas con otras. En realidad, la moneda me ha llevado a pensar en Teresa. En aquellos lejanos tiempos en que la veía continuamente, porque frecuentábamos los mismos sitios, yo era viejo para ella. Ahora somos de la misma edad, o parecida, pero vive a más de 300 km de Valencia. Es decir, nuestro trato se produce por teléfono y por correo electrónico, aunque en ninguna de las dos modalidades es muy frecuente. Pero esa no muy frecuente relación sí da para saber que el destino de sus vacaciones de este año es Nepal, lugar que le interesa desde hace mucho.


He aquí que una moneda que estaba en un lugar inadecuado me ha llevado a pensar en la persona adecuada. Teresa, en sus buenos tiempos, era una versión mejorada de Rita Pavone. Ya hubiera querido tener la italiana el ritmo, la gracia y el salero de Teresa. Además, lo de supercalifragilisticoespialidoso le salía mucho mejor. La moneda ha pasado de mi bolsillo a mi cajón, de modo que, sin que me lo haya dado ella, ya tengo un recuerdo suyo.



Vientos de las dos orillas

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...