Jueves, 24 abril 2014
Última actualización: Miércoles, 23 abril 2014 12:51
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Intersindical Salut Denia
Viernes, 9 marzo 2012
Marina Salud no quiere buenos profesionales con ideas propias

El triunfo de los necios

Marcar como favorita Enviar por email

Opinión Ciudadana


Desde que nos anunciaron la privatización de la sanidad pública en la Marina Alta muchos ya lo sabíamos, por eso luchamos con los pocos medios que teníamos a nuestro alcance, principalmente la opinión pública, aunque obviamente eso no es suficiente. Por eso la destitución de nuestro querido doctor Paricio nos entristece enormemente, pero no nos coge por sorpresa.


[Img #8556]El doctor Paricio, firme defensor de la sanidad pública de toda la vida, intentó desde el principio de la privatización luchar desde dentro para que no se perdiera el espíritu de servicio y excelencia que siempre ha caracterizado a la pediatría de este departamento. Y lo hizo con sus mejores armas, una gran profesionalidad, un gran corazón y un trato exquisito. Después de tres años de fricciones, desavenencias y desaires ha venido su  destitución como Jefe de Pediatría. De nada han servido las más de 15.000 firmas recogidas en su apoyo, el posicionamiento a su favor de multitud de asociaciones profesionales y científicas, las llamadas de atención del Colegio de Médicos de Alicante, e incluso del Conseller de Sanitat en persona al Gerente del Hospital de Denia. La necedad se caracteriza por ser porfiada y obstinada en su dictamen.


Pero que no se crean que engañan a nadie. Las excusas de Marina Salud para destituirlo, la supuesta falta de pediatría en la atención primaria, no es más que una burda patraña. La verdadera razón es la diferencia de criterio, el económico contra el médico, el de los beneficios de una sociedad anónima contra la atención sanitaria de excelencia al ciudadano. Y el momento exacto en que la escalada de desavenencias llegó a su culmen también se lo podemos contar. El momento en el que el Dr. Paricio se negó a dar el alta a dos mujeres lactantes cuando el servicio de urgencias estaba saturado.  Con una valentía que le honra el Dr. Paricio se enfrentó a la dirección de Marina Salud y les dijo que abrieran las 36 camas que tenían cerradas para ahorrar dinero. Es decir, no solo se negó a cumplir una orden por criterios de estricta ética profesional, sino que denunció claramente que estaban consintiendo una masificación y colapso en el servicio de urgencias del hospital mientras 36 habitaciones del hospital seguían cerradas a cal y canto. 

 

Y es que, señoras y señores, no se olviden de que Marina Salud no quiere buenos profesionales con  ideas propias, quiere profesionales sumisos que se plieguen totalmente a los dictados económicos de la dirección.

 

El Dr. Paricio ha sido víctima de la ‘laboralización’. Al perder su condición de funcionario o estatutario, perdió la garantía de un puesto de trabajo de por vida. Y es muy necesario que la ciudadanía sepa que el puesto de trabajo de por vida para los funcionarios no es un privilegio de casta, sino la mejor garantía que tiene la sociedad de que la función pública se ejerza con criterios de profesionalidad,  y de ética, y no por criterios espurios, de carácter político, económico, u otros.

 

Ahora que están tan en boga despotricar contra los funcionarios y señalarlos como los culpables de todos los males de nuestra sociedad, los ciudadanos tienen que saber que lo único que se pretende con esta desacreditación de la función pública es allanar el terreno para la privatización masiva de todos los servicios públicos, y acabar así con los pocos recursos que nos quedan para hacer de esta una sociedad más digna y más justa.


Desde esta recién nacida plataforma para la defensa de la sanidad pública queremos decir alto y claro que no vamos a renunciar a nuestros derechos y que utilizaremos todos los medios legales a nuestro alcance para que la empresa Marina Salud cumpla con su obligación de dar una cobertura sanitaria digna y equitativa a los ciudadanos de la Marina Alta.


Queremos también que este escrito sirva como pequeño homenaje al Dr. Paricio, un hombre un hombre cargado de razón con el que se ha cometido una terrible injusticia. Y es que como dijo un filósofo, el infierno es la ausencia de razón.

Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress